Escrito por: Begoña Erika Puelles

Recordando a Sam, Mi gran amigo.

Hola a tod@s y muchas gracias por vuestro apoyo.Intentando concentrarme en trabajo, casa… tras la muerte de Sam, mi perro hace mes y poco, os he encontrado.

Ha sido mi perro durante año y medio, desde el día que entré en la casa de mi novio en otro país que no era el mío, porque además él me eligió a mi en el momento que entré por la puerta. Hasta entonces, yo he tenido perros antes, pero tras un par de experiencias traumáticas, desarrollé lo que pensaba que era una alergia a ellos y su pelo.

Él me ha abierto el corazón de par en par y ahora lo siento un poco roto después de que tras ocho meses con un cáncer en la aorta y todos los cuidados de los que sobre todo yo hemos sido capaces, tuvimos que sacrificarlo el día 7 de enero, ante mis ojos y con más dolor del que pensaba que era capaz de sentir. 

A él le contaba todos mis problemas, él me consolaba cuando los demás no me trataban como me merezco, con él salía a pasear y afrontaba mis miedos a perros más grandes, él me defendía de personas sin corazón y en él y en sus ojos veía toda la pureza del amor incondicional que hasta entonces no había reconocido en nadie más.

Lo peor después es a veces la incomprensión de mucha gente que no hace duelos «por estas cosas», la mezcla de sentimientos de culpa, rabia, dolor y de echar tanto de menos lo que me daba o lo que sentía con él, que a veces piensas que no vas a ser la misma de nuevo.

Este fue mi Sam, y mientras viva lo recordaré como el mejor amigo que he tenido nunca. Te amo Sam.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra