MININI

† 10/02/2021

Llegaste como una bendición y me enseñaste que se puede amar a un animal mucho mas que a cualquier persona.

Fuiste el único que me hizo sonreír en los peores años de mi vida y ahora me resulta insoportable mirar los lugares en los que solías estar y saber que jamás volveré a oírte maullar, ronronear o te podré abrazar.

Te he visto crecer, envejecer y dejar este mundo, mientras yo sigo aquí sin poder hacer otra cosa que llorar mi pérdida irreemplazable.

Adiós mi amigo, mi amor, mi tesoro y mi vida. Sé que cuando me llegue la hora a mi, me reencontraré contigo en el Cielo, por que un Cielo sin ti, jamás podría llamarse Cielo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *