El sentido del gusto de los gatos no está totalmente desarrollado, basta con decir que disponen de 473 bulbos gustativos, cuando el hombre cuenta con 9.000. 





¿Conoces todo sobre el sentido del gusto de los gatos? o ¿Sabes que la Vitamina A, tanto si se administra en exceso como si hay un déficit puede ser perjudicial para la salud de tu gato?

Sabores básicos que distingue el gato.

sentido del gusto-gato
Imagen( CC BY 2.0 )de: zaimoku_woodpile

Por eso prefieren los alimentos con un pH ácido frente a los neutros o alcalinos. A nivel bucal a parte de los gustos, los gatos perciben también la granulometría del alimento, su textura, su dureza y su temperatura. Respecto a la temperatura, la apetencia máxima para los alimentos semihumedos se consigue entre 30 grados y 40° C, coincidiendo con la temperatura de las presas vivas.

En los alimentos preparados, el gato no aprecia el gusto de las croquetas secas reducidas a polvo que deja en el fondo del plato. Con los húmedos, prefiere encontrar trozos mezclados con el paté a que todo tenga la misma textura.

Cuidado con la vitamina A

El gato, a diferencia del perro, no puede convertir el ß-caroteno (antioxidante) en vitamina A y por consiguiente, necesita ingerirla directamente de la dieta. Esto se consigue suministrándole productos de origen animal.

Dado que la función más importante de esta vitamina está relacionada con la vista, su deficiencia produce ulceraciones en la córnea, sequedad del ojo, conjuntivitis, lesiones en la piel, etc…

Pero el exceso en tan perjudicial como la falta, y los gatos que han recibido  cantidades excesivas de esta vitamina o grandes cantidades de hígado crudo durante largos periodos de tiempo pueden presentar trastornos óseos, cojeras, gingivitis y caídas de dientes. Por lo tanto, hay que prestar atención con la cantidad suministrada de hígado.

Síntomas por exceso de vitaminas A y tratamiento.

Es una patología que va incapacitando al gato a largo plazo, es totalmente necesario visitar al veterinario para que realice algunas pruebas, entre ellas una radiografía.

Tratamiento: Lo primordial y más importante es cambiar en su totalidad la dieta, debe de comer un alimento completo y equilibrado. El veterinario podrá recetar analgésicos para el dolor.

La prevención es lo fundamental, por lo que se debe evitar dar de comer al felino hígado durante periodos muy largos.

Atribución imagen portada: oliviavaughn ( CC BY 2.0 )

4 respuestas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.