Tener una mascota en casa resulta encantador pero… tiene sus inconvenientes. El celo es sinónimo de nerviosismo, maullidos escandalosos en gatos y comportamiento altanero en perros.

¿Qué hacer? Castración o esterilización…

He aquí el dilema.

Pros, Contras, Alternativas y Métodos.

Los perros y los gatos alcanzan la madurez sexual antes de que puedan considerarse adultos (cese del crecimiento).

El inicio del celo, tanto en machos como en hembras, trae consigo una serie de problemas que los dueños debemos de afrontar con seriedad.

La falta de control reproductivo es la causa fundamental de abandono de animales, por esta razón en algunos países, como Estados Unidos, los animales se esterilizan inmediatamente después de la aparición del primer celo, a no ser que los propietarios quieran destinarlos a la reproducción.

En España de momento la ley no se ha manifestado al respecto, pero numerosas asociaciones protectoras de animales realizan campañas a favor de esterilización, ya que el número de animales abandonados crece cada año.

¿Qué método elegir?

Existen varias posibilidades tanto quirúrgicas como farmacológicas, que evitan el ciclo reproductor de perros y gatos.
Los avances logrados en este campo abren un amplio abanico de posibilidades que permiten al dueño la medida que mejor se adapte a sus intereses. Eliminación definitiva o momentánea del ciclo reproductor.

El control quirúrgico de la reproducción ofrece dos posibilidades, castración o esterilización.

¿Cuándo se debe aplicar cada método?

En el Macho

Castración Es la técnica más adecuada en caso de agresividad, dominancia, marcaje territorial (orinar fuera de la caja), tendencia al vagabundeo y fuga, convivencia con hembras fértiles criptorquidismo (testículos abdominales) y como prevención contra el contagio de enfermedades relacionadas con los hábitos sexuales.


CC0 Public Domain

Esterilización. Se recomienda en caso de que el macho conviva con hembras fértiles y no se desee someterle a la castración.

En la Hembra

Castración. Impide la procreación y evita los inconvenientes y las molestias del celo (nerviosismo, maullidos, fugas).


CC0 Public Domain

Se recomienda en perras con tendencias a padecer embarazos psicológicos y en portadoras de caracteres hereditarios indeseables, así como patologías ováricas, mamarias y uterinas.

También es un eficaz abortivo en gestaciones tempranas indeseadas, si se acompaña de histerectomía (extirpación del útero).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.