¿Te has preguntado alguna vez qué es ese maullido que tu gato hace con tanta desesperación?

Tal vez sea porque no puede orinar. Se conoce como bloqueo urinario, síndrome urológico felino (FUS), enfermedad de la vejiga, obstrucción uretral o urolitiasis.
Son los términos que designan esta afección dolorosa de los gatos, a la que son más propensos los machos.
Duele muchísimo y es convenientemente atajarla cuanto antes.

¿Qué es el bloqueo urinario?

El bloqueo urinario es una enfermedad que se produce por un bloqueo en la uretra, que es el camino por el que pasa la orina al abandonar el cuerpo.

La dificultad para orinar es un signo típico  que demuestra que el gato siente una molestia evidente, pues, además de resistirse a sentarse sobre sus patas traseras, lamerá de manera repetida la zona perineal.

Se trata de una afección que parece depender directamente de la alimentación, aunque su causa no está clara del todo.

Gato-maullido
Imagen (CC BY-ND 2.0)de: Tambako The Jaguar

También se sospecha que tiene alguna relación con los virus y con la disminución en la ingesta del agua.

Es tan común que constituye un 10% de las consultas de urgencias veterinarias. Las primeras crisis suelen manifestarse entre el primer y tercer año de vida, y en el 80% de los casos aparece a los seis.

Las tres fases concretas por las que pasa esta enfermedad

Las hembras tienen menos riesgo de contraer este mal porque sus uretras tienden a ser más anchas.
Sin embargo, dado que esta parte del tracto urinario es más corta que en los machos, son más vulnerables a padecer infecciones de vejiga y cristitis.
Los machos llevan la peor parte en cuanto al FUS, que en ellos resulta más doloroso, peligroso y difícil curación.

Bloqueo-Urinario-Gatos
Imagen (CC BY 2.0) de: Jo Jakeman

Síntomas y tratamientos del Bloqueo Urinario

Ya en los primeros indicios que muestre el gato, es conveniente acudir cuanto antes al veterinario.

Los síntomas a observar son las siguientes:

Esta enfermedad es una urgencia, la simple observación de uno de estos signos requiere acudir al veterinario sin demora, ya que, atendidos a tiempo, la mayor parte de los gatos afectados pueden restablecerse.
De no ser así, la obstrucción acabaría con sus días.


El Tratamiento:

Como tratamiento, el veterinario puede recomendar un cambio de dieta, en especial de las comidas secas.
Aparte, el tratamiento precisa de ciertas actuaciones básicas, prescritas por el veterinario.

  • Solucionar rápidamente la obstrucción: Con la ayuda de una sonda urinaria y, por supuesto, anestesia general. En los casos rebeldes, se utilizaría un aparato de ultrasonido. Si es imposible el sondeo por vía natural, se realizaría una punción de la vejiga.
  • Tratar las posibles complicaciones : A través de exámenes complementarios, reanimación y hospitalización.
  • Llevar a cabo una intervención quirúrgica, llamada uretrostomía: Consiste en practicar una abertura en la uretra. Esta operación, poco practicada, sigue teniendo indicaciones precisas.
  • Prevenir las recaídas: Con medidas higiénicas y dietéticas.

¿Cómo evitar que aparezca esta enfermedad?

En la prevención del síndrome urológico intervienen dos tipos de medidas.

Hubo un tiempo en que se creyó que el exceso de magnesio era la causa que favorecía la formación de cristales de estruvita en el aparato urinario.

Pero las investigaciones continuadas mostró que aunque el magnesio tenga gran importancia, no la tiene toda, lo realmente importante es la acidez o pH de la orina del gato.

Actualmente, muchas de las marcas comerciales de alimentación ofrecen productos formulados específicamente para producir pH más bajo, suministrando además, muy poco magnesio en la dieta y haciendo utilizables vitaminas y minerales esenciales.

Esperamos que este artículo haya sido de tu interés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.